¿ME CASE CON LA PERSONA EQUIVOCADA?

¿Por que tantas parejas sufren, pensando que probablemente se casaron con la persona equivocada? Aqui va la respuesta.

Existe una mentira: que en todo el mundo existe solamente una sola mujer (un solo hombre) ideal y hay que buscarlo(a) hasta encontrarlo(a). ¿Alguna vez has escuchado esto? Por que tantas parejas sufren, pensando que probablemente se casaron con la persona equivocada?

Pero no se trata de encontrar la persona correcta sino de ser la persona correcta.

1. ¿En verdad te equivocaste?

Es verdad que en la vida podemos cometer errores sin embargo, si caminamos con Cristo, Él ha prometido ser nuestro Buen Pastor (Sal. 23; Jn. 10), por lo tanto Él guía sus ovejas a pastos verdes. Además Él prometió enviarnos al Espíritu Santo para guiarnos a toda verdad (Jn.16:13). Por tanto si nos hemos casado con un hombre o una mujer en el Señor, es decir, que era cristiano o cristiana, podemos estar seguros de que no nos equivocamos.

Sin embargo, ¿Qué sucede cuando alguien se casó con un inconverso o inconversa? ¿Qué si nuestro matrimonio fue antes de conocer a Dios? En tal caso pudimos haber cometido un error. La Biblia nos dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos;” (2 Cor. 6:14). La desobediencia no solo es un error sino un pecado. Sin embargo, esto no significa que el divorcio va a enmendar ese error, puesto que nunca un error se arreglará con otro error. En tal caso, el apóstol Pablo dice: “Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone” (1 Cor. 7:12). Dios siempre estará a favor de la unión matrimonial, y nunca del divorcio, Él aborrece el divorcio (Mal. 2:16).

2. Dios convierte todas las cosas en bien para nosotros

Aún si pudiéramos comprobar que cometimos un error, al incluir a Dios en tu familia, todas las cosas Él las soluciona, no queramos solucionarlas nosotros mismos y entonces lo arruinemos todo. Una unión matrimonial no es un papel, es un pacto delante de Dios, aún si éste se haya hecho delante de los ídolos. Puede ser muy difícil en ciertos casos vencer y quizá tengamos que padecer por un tiempo las consecuencias de nuestros errores, sin embargo, no creamos a la mentira del diablo, porque nuestro error Dios transforma en bendición.

3. Dios ha hecho todas las cosas nuevas

Cuando venimos a Cristo Dios hace nuevas todas las cosas y podemos tener seguridad de que Él se encargará de rehacer lo que nosotros y el diablo destruyeron en nosotros (2 Cor. 5:17, Rom. 8:28). Y si cometimos el pecado de unirnos con un inconverso estando ya en Cristo, Él nos ha perdonado ya y su voluntad es que nuestro matrimonio sea perfecto en Él.

Comparte este artículo con tus amigos en medios sociales:

Leave a Comment