¿COMO SABER SI DIOS ESTA CONMIGO?

En Génesis 37:5 vemos a José, que tuvo sueños donde su familia se inclinaba a él.

Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabras. Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. 10 Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? 11 Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.  

2 Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero;

Independientemente de todas las situaciones difíciles que José paso, podemos decir que Dios estaba con él. Si yo quiero que Dios esté conmigo, tengo que analizar las razones por cuales Dios estaba con José.

 

Pero, ¿porque Dios estaba con José?

1. Él daba testimonio a toda persona que le encuentra de su Dios

Eso vemos analizando Génesis 39 (Y vio su amo que Jehová estaba con él).

Primera persona que vimos a quien José habló de Dios fue Potifar – su empleador. Luego podemos ver que José habló de Dios en la cárcel (40:8) y al Faraón.

Un cristiano, teniendo la presencia de Dios, no puede avergonzar de Él.

2. Él decidió en su corazón jamás hablar mal de nadie, aun de sus propios ofensores

En génesis 40:15 vemos las palabras extraordinarias de José:

15Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel.

Él no hablo mal de sus hermanos, quienes lo traicionaron, lo querían matar y por fin vendieron como un siervo.  Tampoco José hablo mal de Potifar, quien lo hecho en el cárcel injustamente, ni de la esposa de él, que hecho mentiras sobre José. Tampoco José hablo mal del copero del rey, que había olvidado su promesa de recomendarlo al rey. Él puso en su corazón no cejarse, no hacerse la víctima, aunque tuvo todo el derecho de hacerlo, quizá aún más que la mayoría de nosotros.

3. José decidió vivir una vida de pureza

Muy probablemente la esposa de Potifar fue una mujer muy atractiva, pues Potifar era un hombre muy rico. Y el José en esos tiempos fue muy joven, quizá tuvo cerca de 20 años. Pero el decidió ser puro delante de Dios.

La santidad viene de Dios, el Espíritu Santo nos santifica por fe.

Muchos curvos pueden volar sobre nuestra cabeza, pero es distinto si uno de ellos se hace una enchufa allí. Esto es el clave de éxito – no dejar a ningún pensamiento pecaminoso parar en nuestro corazón, apoderar de nuestra mente, y, como conclusión motivarnos a hacer algo malo.

4. Vemos que José jamás renunció a los sueños que Dios le había dado

El seguido creyendo que Dios va a cumplir lo que prometió. Quizás parecía que cada vez venia más lejos de los planes de Dios, iba de mal en peor, pero no abandono sus sueños. A lo mejor llegaban los momentos de duda, pero el decidió confiar en Dios y en Su poder hacer lo imposible.

5. En el proceso Jose aprovechó toda oportunidad que tuvo para servir. Él servía de mejor manera, de excelencia

Es lo que nos falta a veces hoy en día – hacer cosas de excelencia. Un cristiano tiene ser el ejemplo de excelencia en todo lo que hace. Tenemos que servir a Dios de mejor manera que se puede.

CONCLUSIÓN

Repasamos las razones porque Dios estaba con Jose:

  • El daba testimonio a toda persona que la encuentra de su Dios.
  • Él decidió en su corazón jamás hablar mal de nadie, aun de sus propios ofensores.
  • José decidió vivir una vida de pureza.
  • José jamás renuncio a los sueños que Dios le había dado.
  • En el proceso José aprovechó toda oportunidad que tuvo para servir. Él servía de mejor manera, de excelencia.

Comparte este artículo con tus amigos en medios sociales, para que ellos también aprendan porque Dios estaba con Jose:

Leave a Comment