¿CÓMO VENCER LA INMORALIDAD PRIVADA?

Cuando alguien ve pornografía en el matrimonio, eso rompe espiritualmente la unidad y trae automáticamente aislamiento. Aunque en tal caso puede no haber un contacto físico, el pecado se perpetúa en el corazón. Para un caso así tú tienes que buscar una persona que te pueda ayudar a salir, pues realmente es poco probable que tú puedas salir sólo de ese problema. Esa persona podría ser tu pastor, o si todavía no eres parte de una iglesia, acércate con el pastor de una iglesia cristiana y habla con él en confianza. El pecado siempre trae consecuencias nefastas y a veces la libertad no se gana tan fácil. Pero todo es posible para Dios.

1. La pornografía es una adicción

La pornografía es una adicción tal como lo es las drogas o el alcohol y normalmente una adicción no se logra erradicar con simplemente terapias, es un asunto espiritual y no meramente mental. Por lo tanto, es indispensable la ayuda del Espíritu Santo. Solo Dios te podrá hacer libre.

La pornografía antes del matrimonio distorsiona la imagen de Dios de lo que el sexo significa. Convierte a una mujer o un hombre en un objeto de diversión. También pervierte la moral y el diablo trae engaño haciéndole pensar a la persona atada que lo que hace no está tan mal, pues, después de todo, no le está haciendo nada malo a nadie. Esto por supuesto es una gran mentira, porque nosotros, podemos no darnos cuenta, pero estamos fomentando una red increíble de maldad en el mundo, cosas que dan asco por su grado de pecaminosidad. Por otro lado se afecta tu futuro y el futuro de tu posteridad. Aun así la misericordia de Dios es grande y si te acercas a Él a tiempo, Él podrá cambiar todas las cosas y hacer grandes milagros en tu vida a fin de que seas librado de la condenación del pecado.

2. La pornografía en el matrimonio

Si ya eres casado, el asunto es aún más grave. Estás denigrando a tu propia esposa o esposo, afectas en gran manera tu vida sexual con él o ella y estás creando un campo minado para tu propia destrucción y la destrucción de tu familia.

En una ocasión, dando una conferencia para jóvenes, hice una encuesta sobre este tema y descubrí respuestas como estas: “yo veo porno porque mi padre me enseñó”. El pecado trae vergüenza y muchas lágrimas. Todo puede ser evitado si hoy actúas antes que sea demasiado tarde.

3. La estrategia más efectiva

La estrategia más efectiva para mantenerte fuera del pecado sexual es no permitir que ninguna imagen indecente o inmoral encuentre lugar en tu mente. Es decir, jamás le des lugar a la imaginación sexual. Que todo el sexo que experimentes sea únicamente en vivo y con la persona correcta: tu esposo o tu esposa, y esto con toda dignidad y amor, jamás des lugar a una imagen o mucho menos a una imaginación relacionada con el sexo en tu mente, el Espíritu Santo te ayudará a lograr esto.

En otra ocasión un joven vino a mí y me dijo: “Pastor, no puedo vencer estos pensamientos”. Mi respuesta fue: “Tú necesitas ser bautizado con el Espíritu Santo”. El joven tomó seriamente mi consejo y empezó a levantarse muy temprano a buscar el bautismo. Luego, en un culto que tuvimos, al poner mis manos sobre él, éste recibió el bautismo. Fue algo precioso, aquel joven empezó en ese momento una vida de victoria.

Otros necesitarán estar en algún lugar de retiro conviviendo con hombres de Dios para ser totalmente libres de la inmoralidad privada. Aun y la solución que tomes sea muy radical, hazlo, pero por favor, “huye de la fornicación” dice Pablo a los corintios (1 Cor. 6:18). Lo mismo te digo, porque si no lo haces, estarás destruyendo mucho más de lo que te imaginas, en primer lugar tu propia eternidad.

Comparte este artículo con tus amigos en medios sociales, para que ellos también aprendan cómo vencer la inmoralidad privada:

Leave a Comment